La vida después de un viral: Chilenos protagonistas de videos famosos cuentan sus historias

Nada es igual después de convertirse en una “celebridad” en internet. Al menos así ocurrió con los personajes de cuatro de las grabaciones de chilenos más populares de YouTube. Revisa cómo es el día a día de “El manjar”, “El Tarro”, la “Tía Paty” y el hombre que da “La mejor cuña de la televisión chilena”, reflejado en un reportaje de la revista “Sábado” de “El Mercurio”.

Nada es igual después de un viral. Al menos así ocurrió en la vida de los protagonistas de cuatro de los videos de chilenos más difundidos y comentados en internet. ¿Cómo es hoy el día a día de “El manjar”, “El Tarro”, la “Tía Paty” y el hombre que da “La mejor cuña de la televisión chilena”?

La revista “Sábado” de “El Mercurio” visitó a este grupo de compatriotas comunes y corrientes, cuya vida cambió tras ser parte de algunos de los virales nacionales más visitados de YouTube.

Entrevistas en los medios de comunicación, autógrafos, selfies y nuevas oportunidades de trabajo son parte del abanico de posibilidades que se abre para estas personas.

La fama del momento

Desde que se publicó el viral “Hombre encuentra que el vino es un manjar” en 2014, la vida de Víctor Zúñiga es diferente.

Un lunes en el trabajo, él y dos compañeros decidieron hacer una pausa y salir a comprar una caja de vino. Para pasar inadvertidos le pidieron al dueño del local una botella de bebida para disimular el contenido. Sin saber que alguien lo estaba grabando, Zúñiga lanzó la frase que lo lanzó a la fama y transformó su vida: “¡Ahhh, un manjar! Ven a tomarte un trago, Memo, me cag… que está bueno, hue…”.

No sabe quién subió el video. A su amigo le robaron el celular y un año y ocho meses después estaba dando vueltas por la web. Se enteró por su hija menor porque en el colegio le empezaron a decir “manjarcito rico”.

El “Manjar”:
“Estoy ganando mi billete, pero es lo que menos me importa. Esto es mi sueño. Quiero disfrutar lo que estoy viviendo”

“Yo todavía no sé por qué causó tanto furor. Pienso que puede ser mi chispa, de haber dicho la frase así no más de rompe y ra…Me salió del alma. ¿Cuándo iba a pensar yo que iba a ser famoso”, dice Zúñiga.

El olvido

Hace un año y medio Eduardo González se hizo conocido cuando su caída en bicicleta fue publicada por su amigo Nicolás Valenzuela, quien lo grabó y lo subió a Facebook.

En el video, “El Tarro” sortea con éxito los obstáculos que sus amigos ponían tras una rampa para dar altura y dificultad a sus maniobras al volante. Todo iba bien, hasta que en el quinto intento su caída dio un giro a sus trucos. Un día después sumaba miles de visitas en YouTube. Hoy supera los dos millones.

Eduardo dice que estaba feliz. Protagonizó, junto a sus amigos, un comercial de Milo y otro del Ministerio de Salud. Le gustaba que lo reconocieran en la calle, pero se aburrió y comenzó a evitar salir a la calle y a ocultar su rostro en público.

Ahora extraña su momento de fama y asegura que “la gente se está olvidando y eso igual me da lata. Me gustaría que me recordaran para siempre. A veces me pasan con la tele, pero no es como antes”.

“El Tarro”:
“Hubiera sido bacán que durara más, harto más. De repente pienso que tengo que hacer un video nuevo”

Su madre, Rosa, se quejó en la prensa por los 200 mil pesos que recibió su hijo por el comercial de Milo y asegura que “se aprovecharon. Mi hijo debió haber recibido más plata que los demás niños, porque él fue el protagonista”.

Además, cuenta Rosa, hubo roces con los padres de los otros niños, ya que pensaban que cada vez que venían a entrevistar a Eduardo les pagaban. “El Tarro” aún tiene problemas en su colegio debido a la fama, asegura.

El recuerdo

A Jacqueline Carriel la contrataron para eventos en empresas, protagonizó un spot del Ministerio de Bienes Nacionales titulado “Adiós playas privadas” y participó en festivales. Con el dinero que ganó en su momento de fama compró un auto, una piscina para sus hijos y se acostumbró a que pasaran extraños por afuera de su casa sólo para verla en persona.
“Adiós tía Paty, Adiós Tía Lela (8) ORIGINAL mamá cantando con paciencia (original)” es el título del video que ya supera los 6 millones de reproducciones en YouTube.

Tía Paty:
“A veces estaba colgando ropa y escuchaba gritos ¡La Tía Paty! ¡La Tía Paty”, era gente que venía sólo para verme. Yo los saludaba feliz. Pero eso ya está. Es un recuerdo bonito

Ahora trabaja como inspectora en la escuela San Jorge de Ñiquén en la Región del Biobío.

“Siempre tuve claro que lo mío iba a ser pasajero. Que iba a ser un momento no más. Los 15 minutos de fama. Si no hubiera pensado así quizá me hubiera deprimido, pero lo disfruté a concho”, dice Carriel.

La marca

En 2004 enfrentó a los medios para denunciar a un antiguo alcalde de la Región del Biobío por intento de abuso sexual. En las imágenes afuera del Juzgado de Garantía de Quirihue, Marcelo García (32) intentó graficar lo sucedido.

Sus declaraciones a la prensa se viralizaron como “La mejor cuña de la historia de la televisión chilena”, video que supera los 2 millones de reproducciones en YouTube.

“Hasta el día de hoy digo que es la verdad. Si viene Jesús y me lo pregunta le diría lo mismo, pero me traicionó la falta de educación. La forma en cómo lo dije”, asegura.

Marcelo García:
“Me sigue afectando. Pero soy duro y no lo demuestro. En marzo viajé a Santiago y dejé una carta en las oficinas de Google solicitando que bajaran el video. Pero no pasó nada”

Su denuncia terminó desestimada por falta de pruebas y Marcelo García recibió de vuelta una querella por injurias y calumnias por la que tuvo que pagar 600 mil pesos al ex alcalde.

“El pueblo se dividió. Los que me apoyaban a mí y los que lo apoyaban a él. La gente me insultaba en la calle”, explica.

García se tituló de ingeniero constructor en un instituto en Chillán. Un año después de la publicación de la grabación se casó con una compañera de trabajo y juntos se fueron a vivir a Linares.

Cada vez que alguien le manda el video a su esposa, su matrimonio tambalea. Marcelo García no usa Facebook ni Twitter, y sólo en uno de sus tres celulares -a los que cambia el número seguido- usa Whatsapp. Lee aquí el artículo completo de “Sábado”.

Fuente: Emol

Comentarios

Saltar a la barra de herramientas