Pierda kilos sin morir de hambre

No es un tema fácil, pero tampoco es imposible. Depende de su voluntad, de una elección adecuada de alimentos y de una mínima organización. Siga estas reglas.

1. No coma más de lo que gasta 

La mayoría de las personas engorda porque ingiere más calorías de las que pierde. Las calorías que se consuman deben provenir de alimentos variados y adecuados. Esto quiere decir que de un 55 a un 60 por ciento debe venir de los hidratos de carbono; un 30 por ciento procedentes de grasas, y de un 10 a un 15 por ciento de las proteínas. Si se produce un desequilibrio en este esquema, ello redundará en una mala alimentación y en un exceso de peso.

2. Coma la fruta entera

De esta manera es más saciadora, aunque le cueste creerlo. No influye si la come antes o después de las comidas, pero lo que está claro es que debe comer tres unidades de fruta al día, para aprovechar su fiba.

3. Ejercítese siempre

Un régimen alimentario no puede ir solo, sino acompañado por ejercicios físicos. Siempre, mínimo tres veces a la semana y por más de media hora.

4. Póngale menos sal a la comida

No es que la sal engorde, pero sí provoca retención de líquidos, lo que además hace que aparezca celulitis. Al día puede ingerir solo hasta seis gramos, fijándose en la sal que contienen los alimentos. Por esto, si va a cocinar o aliñar, no sobrepase los dos gramos al día como máximo.

5. Organice cinco comidas al día y a la misma hora

Si determina un horario fijo y lo respeta, evitará caer en el picoteo. Esto es, desayuno, almuerzo y cena, más dos colaciones, una a media mañana y otra a media tarde. Las colaciones deben ser sanas y contener bastante fibra, porque así resultan más saciadoras.

6. Regalonéese una vez a la semana

Un régimen espartano puede dar buenos resultados, pero su problema es que quizás no se mantiene en el tiempo ¡porque no hay quién aguante de buena gana! Por eso, una vez a la semana puede comer un trocito de chocolate, de torta o de pizza.

7. Beba dos litros de agua

Es el mejor diurético y tomarla antes de las comidas definitivamente ayuda a saciar. Si no le gusta el agua en su estado puro, intégrela a su vida en forma de té o infusiones de hierbas.

 

Fuente: La Hora

 

AVISE AQUÍ

Comentarios

Saltar a la barra de herramientas